Fam Trip Occidental Aranjuez

El pasado viernes día 1 de junio, comenzó nuestro viaje en Aranjuez, comunidad de Madrid, de la mano del equipo de Barceló Hoteles. Tras el viaje en el AVE Barcelona-Madrid, un transfer nos acercó al Occidental Aranjuez, a las afueras, para mi sorpresa, no se nos hizo nada largo ese viaje. Nada mas llegar, fuimos acogidos con una calurosa bienvenida, además de ofrecernos una copa de agua de valencia, deliciosa por cierto. Una vez llegado a la habitación… me sentí realmente dichoso. Al pasar por la puerta, sientes una reconfortante brisa fresca, sigues avanzando por el suelo de parquet para llegar a una enorme cama, y más allá, una butaca con una mesita. “Bienvenido” ponía en una nota, junto a un pequeño bol con fresas frescas y una botella de champagne, ¡Cautivador! Cabe destacar la terraza con la que contaba, una fantástica panorámica del campo de golf, de las pistas de pádel y de la inmensa piscina envolvían mis ojos.

Después de maravillarme con la excelente habitación, bajé al lobby donde nos reunimos todo el grupo junto con el equipo de Barceló. Ya había hambre, por lo que nos dirigimos a la terraza situada detrás de las salas de reunión, totalmente accesibles desde las mismas, lo que les abre las posibilidades para muchísimos tipos de eventos y reuniones. Nos sirvieron un delicioso Finger Buffet en el que podíamos encontrar burritos de ternera, hamburguesas, ensaladas variadas, crema de foie, dulces… ¡Qué hambre solo al recordarlo!

Acabamos tomando unas copas en la fabulosa terraza del restaurante que dispone el hotel, totalmente adaptable al gusto del cliente, además de ser muy tranquila. Perfecta para mantener una agradable conversación.

El sábado 2, empezamos el día con un fantástico desayuno Buffet, ¡había de todo! Tras ponernos las botas, un transfer nos acercó a la Bodega Real Cortijo de Carlos III, situada en las afueras de Aranjuez.

 

Por orden de SM Carlos III, el 11 de junio de 1782, se empieza a construir La Bodega, llamada del Real Cortijo…

Así empieza la visita, totalmente recomendable si pasáis por la zona. ¡Una historia fascinante! ¿Sabíais que puedes guardar tus propias botellas de vino en la bodega? Es realmente curioso… Para acabar con la visita a las bodegas, realizamos una cata de vinos y quesos de la zona. Una vez descubiertos los secretos de esos rincones, nos esperaban en el restaurante “El corral de la abuela”, un asador típico de la zona ¡Todo buenísimo! Os recomiendo probar la carrillera de ternera, toda una delicia.

 

Acabamos pasando la tarde en el hotel, disfrutando de todos sus espacios. Empezamos en el Gimnasio del mismo, totalmente equipado para que sigas tu rutina habitual, para continuar con una relajante sesión de SPA en el  U-Spa del hotel, que con 1.200 m2, posee un novedoso centro de belleza y bienestar. Yo no sabía muy bien por dónde empezar, así que me sumergí en la piscina de hidroterapia para seguir en el spa oxidante… También había un pediluvio de reflexología en el que entré sin dudar. Acabé en el paseo de las lluvias, no imagináis que sensación al salir de allí…

 

Realmente estábamos llenos, casi empachados podríamos decir, llevábamos un buen día de comidas… aún así no queríamos perdernos la barbacoa que teníamos para cenar, que a pesar de que el tiempo no acompañaba, el hotel cuenta con espacio para poder realizarla a pesar de las lluvias. Acabamos el día visitando el Casino de Aranjuez, que se encuentra a pocos metros del edificio y es genial por si quieres acabar el día sin mucho viaje. ¿Te atreverías a jugar a la ruleta? Nosotros no pudimos resistirnos…

El domingo hacía mucho mejor tiempo. ¡Menos mal! Visitamos el centro de Aranjuez, donde pudimos disfrutar de una feria de antigüedades y objetos vintage. Era fácil encontrar aquellos musculosos madelman, o la cámara con la que se fotografiaban nuestros abuelos. Entre peculiares artículos y viandantes curiosos, podíamos escuchar a un hombre de mediana edad regateando con el tendero, –¿No puedes bajarme 2€?- Es divertido observar esas técnicas de mercadeo. Y por si os lo preguntáis, al final consiguió la rebaja, no sin antes haber un tira y afloja con el vendedor.

Por otro lado, no podía faltar la visita al Palacio de Aranjuez, una de las residencias de la familia real española, disfrutando de sus preciados jardines y su arquitectura Renacentista.

Si no lo sabíais, los inmensos jardines, que fueron construidos para ensalzar la residencia real de la seca meseta del centro de la península ibérica. En 2001 este entorno fue declarado «Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad» por la Unesco.

 

A la vuelta, no podíamos dejar el hotel sin probar la fantástica piscina exterior con zona de sombrillas y hamacas, perfectas para relajarse o broncearse tras un día de trabajo o turismo con la familia. En su defecto, si no quieres mojarte… el hotel cuenta con 6 fabulosas pistas de pádel con iluminación y césped artificial. Para los aficionados al golf, en las inmediaciones del hotel encontramos un auténtico campo de golf de 18 hoyos. También con restaurante propio.

Para acabar nuestra experiencia en el Occidental Aranjuez, pudimos disfrutar de un Finger Buffet bajo los rayos de sol que lucían, esta vez, contaba con fresquísimos wraps de diversos tipos para acompañar esa mañana de verano. De postre había una fondue de chocolate… ¡Qué bueno estaba todo!

 

Solo nos queda agradecer a todo el equipo de Barceló y en especial al Occidental Aranjuez esta fantástica experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *